Directriz Institucional


En el Instituto de Estudios Superiores en Artes Escénicas, la docencia, la investigación, la preparación profesional técnico-ejecutiva en las áreas de la danza y el teatro, así como la difusión y promoción de la cultura, las tareas de educación continua y los programas de apoyo comunitario, se llevan a cabo bajo el signo principal del humanismo, el amor a la praxis del arte, y el compromiso radical con la excelencia académica. De esta misma manera el IESAEO se ha empeñado en construir un espacio donde la libertad y la interrogación se desplieguen, donde se dé el diálogo sin dobles intenciones, sin afán de dominio, donde se elimine la arbitrariedad y se trabaje a favor de la dignidad del ser humano y el derecho a la diferencia, donde se puedan gestar los ímpetus y las  capacidades de cada quien de manera ética, plena, creativa, responsable y libre; donde el saber COGNITIVO se busque por amor y no para dominar el mundo o a los otros; donde el ser formado se libere de las actitudes interesadas que genera la dependencia de la necesidad; donde se dé la libre marcha del pensamiento que cultiva una actitud interrogante; donde el diálogo geste el saber, el descubrimiento y la invención, y no respuestas o soluciones dogmáticas, intolerantes y sin fundamento; donde gracias al conocimiento y a la interrogación se enseñe y se aprenda a pensar; donde se formen seres humanos que tengan una disposición ética; donde en realidad se aprenda a ser humano mediante el reconocimiento de la propia vocación y el ejercicio de la libertad de acción en beneficio de su comunidad, estado y país.

Por esta razón, para nuestra comunidad EDUCATIVA, ser universitario no significa  nada más pertenecer a una universidad, facultad o escuela; tampoco únicamente ser dueño o poseedor de un saber en un campo de conocimientos o en otro. Para el IESAEO ser un universitario implica una manera que no solo corresponde únicamente a títulos o grados y se muestra por igual en conocimientos que en actos, en principios y convicciones. El estudiante desde la más plena convicción humanista es gestor y poseedor de conocimientos en  la ciencia, pero también de la inteligencia; sabe de técnica y tecnología, y desarrolla un sentido moralista del trabajo.